miércoles, 21 de marzo de 2012

Realidad basada en ficción

Las TV-movies basadas en las andanzas de los famosos están de moda. Que si Marisol, Rocío Dúrcal, que si los Príncipes de Asturias con la inolvidable -por no decir otra cosa- interpretación del Rey a cargo de Juanjo Puigcorbé... Quien más y quien menos se habrá enterado de que Telecinco emitía una, bajo el título de Mi Gitana, sobre la vida y milagros de la cantante Isabel Pantoja.


Eva Marciel caracterizada como Pantoja en Mi Gitana
La actriz Eva Marciel, caracterizada como Isabel Pantoja.

Y hoy voy a sacar un poco de mi yo maruja. Reconozco que vi, por curiosidad, algún trozo de la serie. Pero lo que más me llamó la atención fue ver, de pasada, cómo en algunas tertulias de corazón se hablaba de frases dichas por los personajes ficticios como si las escenas respondieran indiscutiblemente a lo sucedido en la realidad: "Sí, porque cuando tal le decía a tal...". O ese anuncio donde, con la imagen de la ex del ex de la Pantoja frente a un televisor, viendo la serie un tanto alterada y "hablándoles" a los personajes, la voz en off de Telecinco decía algo así como "se lo habían contado, pero ahora Mayte se enfrenta a lo que pasó". ¿Pero esto qué es? Pues una realidad -si se le puede llamar realidad a los numeritos de los programas de corazón de Telecinco- basada en una ficción que, a su vez, quién sabe en qué se fundamenta -hechos publicados e imaginación de los creadores, supuestamente, cualquiera sabe en qué medida cada cosa-.

Y lo que todavía me alucina más es haber leído recientemente que Isabel Pantoja suplicó a Telecinco que no rompiera su relación contractual con ella. ¿Tanto le pagan que no solo tiene que soportar que reproduzcan su vida, revuelvan en su pasado y la conviertan en protagonista de todo tipo de comentarios y especulaciones; sino que, además, suplica para que la cadena responsable de todo esto no prescinda de sus servicios? Inquietante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada