lunes, 14 de octubre de 2013

Pechos al descubierto para gritar más alto

La semana pasada, tres jóvenes interrumpieron la sesión parlamentaria desde la tribuna de invitados para transmitir una reivindicación muy clara al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que intervenía en ese momento. Le gritaron -hasta que fueron reducidas y desalojadas-: "Aborto es sagrado". No es la primera vez que alguien protesta desde esa ubicación, pero estas chicas han gozado de un gran protagonismo en los medios estos días porque no solo pronunciaban esa consigna, también la tenían escrita en la parte superior de su cuerpo, que llevaban al descubierto, mostrando sus pechos


Activistas desnudas de cintura para arriba, "aborto es sagrado"
Activistas de Femen, en el Congreso. Foto: La Vanguardia.

Se trataba de activistas de Femen: dos francesas y la cabeza visible de este movimiento feminista internacional en España, Lara Alcázar, que explicó posteriormente que el suyo "no es un desnudo erótico, sino político", pues emplean su cuerpo como instrumento de protesta. En este caso, pretendían hacerse oír ante Gallardón y ante la sociedad. Qué duda cabe de que lo lograron.

Lo cierto es que este es uno de esos temas en los que no tengo un punto de vista muy definido: ni las defendería a capa y espada ni me producen el rechazo total que están mostrando algunos sectores. Dejando al margen el contenido de sus reivindicaciones, creo que la manera de trasladarlas demuestran la impotencia generalizada que vive la población al no sentirse escuchada por los políticos. Lo han conseguido así, mucho más que con una manifestación autorizada e igualmente -su procedimiento no fue violento- pacífica.

Como digo, no tengo una opinión formada. Tampoco conozco suficiente al movimiento Femen -aunque escuchar quién y cómo se las critica me lleva, por momentos, más a simpatizar con ellas que a lo contrario-, así que no voy a profundizar mucho más en este asunto (probablemente lo haga más adelante, pues han anunciado que este es solo su principio en España). Pero creo que tienen razón en que sus pechos al descubierto incomodan. Incluso más que sus gritos y sus ideas, que así parece que se escuchan mucho más alto. Ellas utilizan esto para llevarlo a su terreno y han conseguido lo que buscaban: una gran repercusión. Algo sobre lo que todos deberíamos reflexionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada