lunes, 19 de diciembre de 2011

Hoy es el principio del final...

Lo que nos ha querido transmitir el Partido Popular en general y el señor Rajoy en particular desde mucho antes de ganar las elecciones y hasta el debate de investidura que vivimos estos días me trae a la cabeza una idea que coincide con una canción del último disco de Amaral –y que pronunció de hecho el domingo Esteban González Pons- : Hoy es el principio del final (dicen). Del final de la crisis, del paro y de las desgracias de toda índole en general, ya que estamos.

“Hoy” era cuando se fuera Zapatero, cuando ganasen las elecciones y, ya definitivamente, cuando pasen a ocupar, ahora ya de forma inminente –ya el hoy de verdad-, el gobierno de España. Yo siempre digo –también aquí- que me encantaría creerlo. Pero la pregunta más repetida ayer era: ¿cómo?



Mariano Rajoy durante su discurso de investidura como presidente
Mariano Rajoy, durante el discurso de investidura.

Una vez más, el discurso de Rajoy no sirvió para aclarar las cosas. Se mostró conciliador, se dijo dispuesto a escuchar y a pactar y, en esa línea, todo fueron buenas intenciones y palabras agradables a los oídos. Pero de verdad nos debemos creer que las recetas del ya presidente son posibles? No subir los impuestos, no bajar las pensiones, recortar el gasto público… Si es tan fácil, ¿porque ya avisó, por otra parte, de que no habría milagros y de que vienen tiempos todavía complicados?

Además, hubo algunas perlas que dejan entrever por donde pueden ir los tiros: reducir el número de funcionarios me pareció especialmente llamativo, así como el hecho de que se vaya a mantener el retraso de la edad de jubilacióna los 67 años, medida a la que se opuso el PP en su día. ¿En qué quedamos? Si una cosa parece clara es que, sea o no hoy el principio del final, lo que venga ni va a estar exento de recortes ni se va a desmarcar por completo de algunas de las líneas de acción que se criticaron a los socialistas. Porque Rajoy igual quedó bien a ojos de sus simpatizantes. Pero no cuela, no, todo no se puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada