sábado, 7 de noviembre de 2015

Una fiesta en la derrota

La mayoría de los posts con el Celta como protagonista en este blog coinciden con los momentos más dulces del equipo en los últimos años: que si el ascenso, la permanencia del 4 %, victorias en derbis o ante Madrid y Barcelona... Hoy es distinto, pero parecido a la vez. Nada que ver en lo que se refiere a los resultados de estos partidos que menciono, pero con grandes similitudes en el comportamiento de la grada.


Esto es Balaídos con un 1-5 en el marcador
Posted by Míriam Vázquez Fraga on Sábado, 7 de noviembre de 2015



El equipo de Berizzo perdió en esta jornada en su casa por 1-5 ante el Valencia, un resultado que, pese al mal partido celeste, no hace justicia a lo que se vio en el campo, en el sentido de que el castigo fue demasiado severo. Pero el marcador de escándalo es un hecho y ningún aficionado se queda contento ante una situación así. Tampoco -qué duda cabe- un Balaídos que, aun así, se lanzó a animar a los suyos en su peor momento -el último cuarto de hora del choque, el tiempo que se jugó ya con el resultado definitivo en el luminoso-.

Lo tuiteaba desde Balaídos porque era exactamente lo que se me pasaba por la cabeza en ese momento: "Si me ponen una imagen de la grada y no estoy aquí, pienso que es 5-1". El celtismo decidió mostrar su apoyo incondicional a sus futbolistas, con los cánticos de siempre sonando más fuerte que nunca y con una ovación cerrada una vez que el árbitro pitó el final.


Supongo que es el agradecimiento merecido a un equipo que nunca renuncia a su identidad y que ha regalado a su hinchada un inicio de temporada de ensueño que no puede quedar sepultado por un día para olvidar que creo que lo va a ser menos precisamente por al reacción de la grada. Porque la actitud de Balaídos ayer no puede ser para olvidar, sino que tiene que ser un precedente.

Resulta que semanas atrás, cuando el equipo dejó escapar el triunfo ante el Las Palmas también en casa -cosechó un empate tras dejar escapar la ventaja jugando un uno más-, el club llegó incluso a emitir un comunicado en el que recriminaba su actitud a los aficionados críticos. Una reacción negativa ayer hubiera sido en cierta medida comprensible (y respetable), pero la que protagonizó la afición viguesa fue mucho más positiva y constructiva. Una fiesta en la derrota. La mejor noticia de la tarde.





Una foto publicada por Real Club Celta de Vigo (@realclubcelta) el

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada