domingo, 11 de octubre de 2015

Verte y no reconocerte

Estaba entre incluir el asunto de las fotos de Inma Cuesta en el resumen semanal o dedicarle una entrada exclusivamente a este tema y me he decidido por la segunda opción. De este modo, la recopilación de algunos temas que me llamaron la atención esta semana queda para mañana o pasado.

El Periódico de Catalunya
Comparativa entre la foto retocada de Inma Cuesta y la original.


La intérprete de Águila Roja se ha convertido en protagonista en las últimas horas por denunciar a través de su perfil en Instagram los evidentes retoques que se le han hecho a su cuerpo en las instantáneas resultantes de una sesión fotográfica. Cuesta publicó la comparativa entre la imagen original -ella misma fotografió el resultado con su móvil- y la foto que aparece en la portada de El Dominical de El Periódico de Catalunya. "Verte y no reconocerte", comienza la intérprete su queja, que se puede leer al completo bajo estas líneas:



Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal. Imagino que era necesario resaltar el azul cobalto del vestido, quitar algunos pliegues del mismo y subir los niveles de luz para hacer brillar más mi piel, pero no entiendo la necesidad de retocar mi cuerpo hasta dejarme casi en la mitad de lo que soy, alisar mi piel y alargar mi cuello hasta convertirme casi en una muñeca sin expresión. No es la primera vez que pasa, pero esto sobrepasa los límites de la realidad y me avergüenza. La foto de la derecha fue sacada con mi móvil directamente del ordenador en la sesión de fotos, yo al completo, sin trampa ni cartón, Inma entera, la de al lado es una invención, es eso que se supone que debería ser... los "cánones" de belleza que "deberíamos" seguir, no me acompleja, no lo entiendo como una señal de lo que lo debería ser, sencillamente me indigna como mujer y me hace reflexionar muy seriamente hacía dónde vamos y reivindicar con fuerza la necesidad de decidir y defender lo que somos, lo que queremos ser independientemente de modas, estereotipos o cánones de belleza.
Una foto publicada por Inma Cuesta (@inmakum) el



Creo que con las palabras de la protagonista está casi todo dicho. La han dejado "casi en la mitad" de lo que es, recortando notablemente brazos y cadera. Seguramente pretendían hacerle un favor, mostrarla con un aspecto acorde con los cánones de belleza a los que la sociedad -o parte de ella- entiende que todos deberíamos responder, como ella misma comenta. Y eso debería hacernos reflexionar (pero como siempre, no creo que lo logre).

Cuesta ha sido valiente para decir públicamente que esto se ha hecho y que ha sido sin su consentimiento. No me parecería mal que retoquen las fotos si ella estuviera de acuerdo o si ella lo hubiera pedido. Allá cada uno, al fin y al cabo, la gente no es tonta, y si no que se lo pregunten a Isabel Presyler y Carmen Martínez-Bordiu con su comentada portada de colegialas. Se convirtieron en el hazmerreir y ni fueron las primeras ni serán las últimas.


Isabel Presysler y Carmen Martínez Bordiu quedaron en ridículo al
aparecer en la portada de Hola con un aspecto que nada tenía
que ver con el real.


Puedo entender algún retoque que haga que la persona retratada aparezca más favorecida. Y puedo entender modificaciones que hagan que todo parecido con la realidad parezca pura coincidencia si ese es el deseo del interesado y así se va a sentir mejor (a riesgo de que sea evidente para el lector). Todo eso puede tener un pase si hay acuerdo y conciencia de que se va a hacer así. Pero si, como en este caso, la interesada no solo es ajena a la decisión de usar el Photoshop, sino que el resultado le avergüenza, creo que no hay por dónde cogerlo.

Inma Cuesta es, a sus 35 años, una actriz de éxito, con una carrera consolidada en el cine -en la portada aparece junto a Noriega, con quien promociona estos días Los miércoles no existen- y coprotagonista de una de las series más relevantes de los últimos años en España, como es Águila Roja. Todo ello con sus caderas reales y sus brazos al completo. Y, sobre todo, imagino -no he visto su trabajo lo suficiente como para juzgarlo- con su talento.

*Actualización: El Periódico ha respondido que los retoques en las imágenes se hicieron a petición de la agencia de comunicación que lleva la promoción de la película.

Termino con algunos tuits de compañeros de profesión y otros rostros conocidos que la han apoyado:

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada