miércoles, 16 de septiembre de 2015

Cumple olvidado

Suelo presumir de no olvidarme nunca de los cumpleaños de mi gente más cercana; es más, incluso me acuerdo de alguno que, por diferentes circunstancias, sí preferiría haber olvidado. Y, sin embargo, hoy caí en la cuenta de que, por primera vez desde que lo empecé, se me pasó la fecha del aniversario de este blog, que era el pasado día 13 -en aquel año 2011 en que comencé esto, era martes y 13 en un desafío personal a la superstición que me caracteriza y que empiezo a replantearme...-.


El caso es que Palabras a punto acaba de cumplir cuatro años y en los últimos meses pensé alguna vez que igual cuando llegara esa fecha podía ser la escogida para dejarlo. Con cuatro años de vida justos -que me gustaba a mí esa idea de empezar y acabar el mismo día-. Porque últimamente no he tenido nada de tiempo para dedicarle -ni a eso ni a casi nada- y antes del semi-abandono prefiero el abandono total, o el punto final, vaya.


Así que no sé qué haré. Lo mismo tengo más tiempo libre antes de lo que creía -para bien o para mal, o para bien y para mal a la vez- y aprovecho para retomarlo con más fuerza. Porque me quedan muchos posts pendientes que me hubiera gustado hacer, de esos míos frikis atemporales. Y seguro que también seguirán surgiendo temas sobre los que me darán ganas de lanzarme a opinar. A escribir, como siempre. Veremos...



Nota: Contestaré los comentarios pendientes, aunque esté tardando más de lo habitual. Y también haré el mosaico y el resumen del año como en los cumples anteriores, aunque será  más adelante,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada