jueves, 6 de agosto de 2015

Palabras más, palabras menos (VI)

Siempre tengo en borradores nuevas expresiones para Palabras más, palabras menos, que es una serie de posts en la que explico los porqués de que algunas frases me chirríen. Precipito un poco la publicación de este más que nada porque apenas tengo tiempo y tampoco quiero que el blog caiga en el abandono (aunque se día se acerca...). Ahí va.

  • "Vamos a salir a ganar las elecciones". Los comicios no son un partido de fútbol (ni de otro deporte, claro) y a mí siempre me ha chirriado esta expresión más propia de una competición deportiva, sobre todo cuando se dice en la propia jornada electoral, cuando ya nada de lo que hagas va a tener ningún efecto (a no ser llevar a los ancianos de la mano con la papeleta correspondiente o prácticas similares denunciadas en más de una ocasión).



  • "Tu suerte será la nuestra". Entiendo lo que significa y bla bla bla, pero no me gusta que se aplique a cualquiera, ya sea político o futbolista.
  • "Moría el artista, nacía la leyenda". Es un tópico, y los tópicos suelen cansar. Tambien oímos lo de "leyenda viva", con lo cual no me parece consuelo ni elemento que mitigue el dolor por una pérdida el hecho de que esa persona se vaya a convertir en mito. Pero se repite una y otra vez, en concreto siempre que muere una persona que ha adquirido relevancia profesional en cualquier ámbito.


  • "Las comparaciones son odiosas". Y esta frasecita es más odiosa si cabe, por manida. Que conste que la he dicho y la diré, está claro.
  • "No me lo pongas más difícil". La apunté tras oírla en una serie y perfectamente la podría haber incluido en Frases guionizadas. ¿En cuántas escenas podemos haberla oído?
  • "Matrimonio español". Pienso para incluir esta en las personas que piden en la calle y que bastante desgracia tienen para que venga yo a meterme con ellos. Mi crítica no es a esa gente, sino a la sociedad que les ha hecho pensar que van a recibir más limosnas si los viandantes saben que son de nacionalidad española que si piensan que son de otro país, y por eso lo especifican en el cartel con el que trasladan su mensaje de socorro a la gente.
  • "Galifornia". He leído en los últimos días algún que otro comentario casi condenatorio contra los que usan esa expresión. No es de mi gusto, pero ni un extremo ni el otro, tampoco me parece para tanto, sobre todo si tenemos en cuenta que se utiliza como un halago a Galicia, ya sea con mayor o menor fortuna (esa es la parte opinable, desde mi punto de vista).
  • "Todo se magnifica". Como espectadora que fui de la primera edición de Gran Hermano en mi más tierna adolescencia, asocio esta frase a los concursantes que explicaban su experiencia una vez abandonaban la casa, especialmente si era para exponer cómo había surgido alguna relación sentimental (también los vínculos de amistad). Con el tiempo, la coletilla ha sido aprovechada por los participantes de todo cuanto reality se ha producido desde entonces, y ha habido muchos. Aquí tendría cabida también el famoso "experimento sociológico".

Frases repetidas


  • "Ganar la batalla al cáncer". La expresión no es bonita, y también es demasiado recurrente, pero me molesta todavía más cuando se alude a la importancia del ánimo para la curación, como si el ser optimista y plantarle cara a la enfermedad garantizara el poder vencerla, cosa que estoy convencida de que no ocurre.
  • "Se ha subido a mi carro". Quizá es cosa mía, pero el posesivo me chirría mucho. La expresión que yo conozco es "subirse al carro", y parece que últimamente a más de uno le he dado por personalizar.
  • "Gordo". No me gusta el uso de este adjetivo como apelativo cariñoso a los hijos o a la pareja, aunque parece bastante frecuente.
  • "Que se suicide él primero". Sí, soy maniática. Entiendo lo que se quiere decir sobre las personas que cometen un asesinato para luego quitarse la vida y obviamente lo comparto. Pero el "primero" indica que luego vendrían las otras cosas, que cambia el orden. Y claro, si muere primero, no va a cometer los delitos (por eso se dice esta frase), con lo que no la veo correcta. Al final la idea es que se suicide él y deje a los demás en paz, sin "primero".



  • "¿Perdona?", "¿hola?". Se usan mucho sobre todo en Internet en general y en las redes sociales en particular como manera de denotar sorpresa o incredulidad. Me cansa.
  • "Si su padre/madre es feliz, mi hija es feliz". Pues no necesariamente. Me canso de oír esto a los famosos divorciados que hablan sobre nuevas relaciones de sus ex. Un hijo puede ser feliz aunque su padre no lo sea (me refiero a niños, claro, luego ya es otro rollo), principalmente porque tratará de ocultárselo y que no le afecte. Me parece una tontería de frase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada